Almeja Fina Gallega

6,68/ 100gr

Marisco indispensable, tiene un valor gastronómico muy elevado i a pesar de que se parece mucho a la almeja japónica, la realidad es que la almeja fina tiene una carne más blanca, melosa y con un toque de grasa en boca que hace su sabor más atractivo i largo. A veces se come cruda, tal cual, o con un poco de limón, aunque guisada también es buenísima. En los mercados la encontramos de diferentes medidas, siendo la de 18/20 piezas por kilo la más grande que se comercializa, pero esta tiene un valor muy elevado y son solo algunos de los restaurantes más selectos los que se atreven a ponerlo en sus mesas.

A pesar de que se cree que la almeja fina es siempre blanca, lo cierto es que la podemos encontrar con tonos oscuros (sobretodo aguas de Portugal), blancas y marrones y dependiendo de la zona de captura tonos claros y con manchas azuladas. La realidad es que el color de la cascara no afecta a su sabor, pero mejora la supervivencia de la almeja haciendo que se adapte mejor al medio en el que vive.

En Sampera hemos seleccionado una talla intermedia de almeja para que puedas decidir cómo prepararla, pero siempre encontrando un ejemplar de buen tamaño y calidad en el plato.

Grande: 40 a 50 piezas kg. Precio por unidad de pedido (100g)
(66,80€/kg)

El peso de la unidad de 100gr podrá variar en un 20% arriba o abajo. Esto repercute en un ajuste del precio final que será proporcional al peso real

Hay existencias

Descripción

Marisco indispensable, tiene un valor gastronómico muy elevado i a pesar de que se parece mucho a la almeja japónica, la realidad es que la almeja fina tiene una carne más blanca, melosa y con un toque de grasa en boca que hace su sabor más atractivo i largo. A veces se come cruda, tal cual, o con un poco de limón, aunque guisada también es buenísima. En los mercados la encontramos de diferentes medidas, siendo la de 18/20 piezas por kilo la más grande que se comercializa, pero esta tiene un valor muy elevado y son solo algunos de los restaurantes más selectos los que se atreven a ponerlo en sus mesas.

A pesar de que se cree que la almeja fina es siempre blanca, lo cierto es que la podemos encontrar con tonos oscuros (sobretodo aguas de Portugal), blancas y marrones y dependiendo de la zona de captura tonos claros y con manchas azuladas. La realidad es que el color de la cascara no afecta a su sabor, pero mejora la supervivencia de la almeja haciendo que se adapte mejor al medio en el que vive.

En Sampera hemos seleccionado una talla intermedia de almeja para que puedas decidir cómo prepararla, pero siempre encontrando un ejemplar de buen tamaño y calidad en el plato.